Mi look de boda

¡Hola a todos! La semana pasada os prometí un nuevo post, pero al final me resultó imposible prepararlo, por lo que he decidido posponer la publicación del look que tenía previsto y enseñaros por fin las fotos de un día tan especial como la boda de mi gran amiga Fuen. ¡Enhorabuena bella! (Imagino que estarás leyendo esto ahora, y solo quiero que sepas que me siento muy feliz de haber podido ser participe de uno de los días más bonitos de tu vida, fue una boda preciosa).

A la hora de decidir que ponernos cuando nos invitan a una boda, lo primero que debemos tener en cuenta es la invitación, ya que en ella se nos facilita toda la información que vamos a necesitar, como la época del año obviamente, la hora del día en la que se va a celebrar el enlace, un dato muy importante a la hora de elegir nuestro look, ya que de ello dependerá prácticamente todo, y el dress code (serie de reglas adoptadas socialmente que especifican la manera correcta de vestirse en determinadas situaciones).

En algunos casos los novios pueden incluir en la invitación algún tipo de sugerencia, por ejemplo:

En una boda cuyo enlace se va a celebrar a lo largo de la mañana y nunca pasadas las 17:00, la novia puede sugerir el uso de pamela, sombrero o tocado.

Y en una boda en la cuál el novio vestirá un chaqué, puede incluirlo en la invitación, informando de esta manera a aquellos invitados que les apetezca elegirlo como opción, ya que solamente estará permitido llevarlo en este caso.

 

 

En esta ocasión, el enlace tendría lugar el día 14 de Octubre a las 17:00, por lo que un vestido largo para mi y un smoking para mi chico, serían la mejor opción para acompañar a esta pareja de guapos que no hay más que ver.

Ella con un vestido que mantuvo secreto hasta el último momento, en un blanco glaciar que sin lugar a dudas sería la mejor elección, y él con chaqué en azul medio, perfecto para su tipo de piel, y manteniendo la monocromía en el resto de accesorios como son la corbata y los tirantes, con un sutil topo de color blanco en la corbata, el cuál aportaría los puntos de luz necesarios junto a la camisa y el pañuelo, y por si no lo he dicho antes, tuve el placer de poder vestir al novio en calidad de Personal Shopper, junto a mi compañera Irene. ¡Mil gracias Jose por confiar en nosotras!

Personalmente suelo huir de los vestidos largos, no me preguntéis la razón porque no la hay e igual mañana cambio de opinión, pero me suelen gustar más otras opciones, por lo que los utilizo únicamente en verano y de manera informal, pero la ocasión lo merecía, además de que la novia nos dejo caer que le gustaría que todas las amigas fuéramos de largo. Así que, cuando vi este vestido nada más llegar a tienda, tuve claro que esta sería mi elección, y os explico por qué…

 

Es un vestido de bdba cuyo diseño se compone únicamente de una falda de tul negra transparente, unida a un body en color nude mediante una costura en la cintura, en el que ambas piezas comparten el mismo bordado de flores.

Y como podéis imaginaros, el diseño original resultaba excesivo para acudir al evento, en este caso una boda religiosa, por lo que decidí hablar con mi modista de confianza y juntas llegamos a la conclusión de que lo mejor sería crearle un forro de color negro unido a la propia costura del body, que crearía un mayor contraste con el bordado que si lo hubiéramos elegido en nude, y nos permitiría mantener prácticamente el diseño original, pero a su vez, evitaría el exceso de transparencia.

 

Y.. voilá! Ya tenía mi vestido perfecto para la ocasión, ya que era largo como sugirió la novia, pero al ser transparente y dejar el forro a esa altura, yo podía mantenerme fiel a mi estilo, lejos de sentirme disfrazada, detalle muy importante a tener en cuenta a la hora de elegir nuestros looks, especialmente en los eventos, momento en el que debemos salir de nuestra zona de confort del día a día, por lo que existe mayor riesgo de confusión, y por tanto de equivocación.

Además, este vestido al tener el escote en V y marcar la cintura, es siempre el diseño más adecuado para mi, ya que me ayuda a potenciar mi silueta en X, comúnmente conocida como reloj de arena.

 

 

En lo referente al color, obviamente predomina el negro y como tono secundario el rojo, ambos colores fríos en perfecta armonía con mi colorimetría personal. Y aquí debo hacer un inciso, ya que, a pesar de que en función del color de mis ojos, el cabello y especialmente la piel, mi colorimetría sobresaliente pertenece a la estación de verano (binomio blanco y gris, y colores quebrados siempre con blanco: azul bebé, rosa empolvado, amarillo pastel y malvas básicamente), recurro con bastante frecuencia a la colorimetría propia del invierno (binomio blanco y negro, y colores en su máximo nivel de saturación: rojo, amarillo, azul, verde, fucsia y violetas, e incluso quebrados con negro: granate, verde jade, azul noche, púrpura o gris petróleo), pero los colores también dependen en cierta manera de la personalidad de cada uno, y yo me siento mayormente identificada con los saturados del invierno, que con lo pasteles del verano, lo que si tengo claro es que debo huir en la medida de lo posible de los cálidos, colores propios del otoño y la primavera (quebrados en mayor o menor medida, siempre con amarillo).

Lo siguiente en elegir serían los zapatos y el bolso, y lo único que tenía claro era que no quería que fuera iguales, por lo que tras varios días de búsqueda, al final encontré lo que buscaba en la zapatería Il Bosco, en el centro de Murcia, y esta fue mi elección.

Un clutch en un tono rojo muy similar a las flores del vestido y unas sandalias en color negro extremadamente cómodas, gracias a la plataforma delantera.

 

 

En cuanto a los accesorios, en esta ocasión tuve que recurrir al dorado, aún siendo el metal cálido, pero el bordado del vestido llevaba el tono champán en algunas de sus flores, por lo que en cierta manera ese detalle me condicionaba, y opté por unos maxi-pendientes de h&m que encontré por casualidad el día anterior, y unos anillos de Bimba y Lola que forman parte del fondo de armario de mi joyero.

 

Por último, tenía que decidir como cubrir los hombros al llegar a la Iglesia, detalle a tener en cuenta por las normas de protocolo básicas, pero teniendo en cuenta que todavía disfrutábamos de unas temperaturas propias del verano, la mejor opción sería un fular, y opté por uno de flecos en color negro para no mezclar más colores.

Una vez elegida la vestibilidad para ese día, pasaríamos a la segunda fase, pero no por ello menos importante, correspondiente a la parte del maquillaje y la preparación del cabello, la piel y las uñas.

Así que, la semana previa a la boda la dedique a mimarme en mis ratos libres y voy a contaros el paso a paso por si os interesa:

  • El lunes era el turno del cuidado de las uñas, y para ello confié en mi amiga Suly, que es quién se ocupa de mis uñas desde hace ya varios años y me mantengo fiel a ella porque me encanta como trabaja. En esta ocasión, me decanté por una manicura en color nude, y una pedicura con esmaltado permanece de color negro.
  • El martes acudí por segunda vez a Oh my lashes, para que Maria José pudiera ponerme las extensiones de pestañas que había ido perdiendo desde la primera puesta (la semana que viene prepararé un post en el que os contaré mi experiencia con ellas).
  • El miércoles tuve cita en mi habitual Bar de Cejas de Benefit en El Corte Inglés. De esto ya os he hablado en numerosas ocasiones… Y posteriormente acudí a mi salón de peluquería Pconpelo para retocar el color y decidir cómo me peinarían el día de la boda, momento en el que decidimos que lo mejor sería oscurecer un poco la base tras la época estival.
  • El jueves fue fiesta, por lo que aproveché los últimos rayos de sol veraniegos, para escaparme a la playa a comer con mi chico y ya de paso me serviría para mantener un par de días más el bronceado.
  • El viernes acudí a mi centro de confianza Monalisa para realizar varios tratamientos corporales y faciales de los que ya os hablé en uno de mis últimos post, podéis verlo  aquí.

Y por fin el sábado llegaría el gran día, el cuál dediqué la mañana para:

  • En primer lugar, ir a la peluquería y como ya os comentaba antes, vendría de la mano de Pconpelo, dónde previamente ya habíamos decidido que al llevar un vestido de tirante fino y escote pronunciado tanto en la parte de delante, como en la espalda, lo mejor sería dejar la melena suelta. El problema era que, al llevarla tan corta, no luciría lo suficiente, por lo que Sergio pensó que, independientemente de que llevará las extensiones de volumen fijas, ese día me pondría una cortina de extensiones de clip para conseguir el largo deseado. Y de verdad que no puedo estar más contenta con ellos, desde que los conocí, mi cabello sigue luciendo igual de sano, a pesar de la decoloración que llevo en las puntas, pero sobretodo juvenil y actual, que era lo que necesitaba cuando fui a visitarlos por primera vez hace ya casi un año.
  • Para terminar llegaría el turno del maquillaje, y una vez más confié en María de Benefit, encargada también de mantener el diseño de mis cejas. Y es que, en lo que a maquillaje se refiere, nadie me conoce mejor que ella, por lo que sabía que se mantendría fiel a mi estilo, una piel luminosa, con el rubor marcado y unas cejas bien definidas, pero esta vez no quiso que los labios acapararán toda la atención, otorgándole un mayor protagonismo a mis ojos, gracias a un ahumado en tonos grises y dorados, lejos del simple eye liner con el que estoy acostumbrada a verme, pero al ser una boda de tarde, podía permitirme un ahumado sin tener que renunciar a mi característico rojo en los labios, por lo que le di carta libre para que hiciera lo que quisiera, y este fue el resultado. Un maquillaje de noche que, consiguió mantenerse intacto hasta el último minuto. ¡Qué maravilla!

Entiendo que el post de hoy, ha sido mucho más largo de lo normal, pero desde que tuve la boda, me habéis preguntado todo tipo de detalles y no quería dejarme nada en el aire…

Solo espero que os haya gustado y nos vemos de nuevo por aquí en breve! Mientras tanto podéis seguir mis movimientos diarios a través de mi perfil en instagram @ainatrendy.

¡Besos a montones!

ShareTw.Fb.Pin.
...

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!

css.php