¡Buenos días! Por fin viernes, y para despedir la semana hoy os traigo un post de belleza en el que os cuento lo que me hicieron la semana pasada en mi clínica de confianza ARTEMÉDICA.

Como muchos de vosotros ya sabréis, acudo con bastante frecuencia a dicha clínica, ya que son tantos los tratamientos específicos que ofrecen para cada tipo de piel, que me tienen totalmente enganchada.

Debo confesar que antes de conocer a la Dra. Montserrat Albarrán (directora en ARTEMÉDICA y especializada en Ginecología y Obstetricia), ya me había hecho algún tratamiento, pero de manera muy esporádica y sin conocer verdaderamente las necesidades de mi piel, pero todo cambio el día que acudí a ARTEMÉDICA por primera vez para conocer la plataforma Cyclone, ya que en ese momento me di cuenta de que por fin había encontrado lo que andaba buscando… Una clínica de confianza a la que poder acudir con la tranquilidad de que siempre estoy en las mejores manos y conocen a la perfección las necesidades de mi piel en cada momento.

Como muchas de vosotras me preguntáis, os informo de que a día de hoy lo único que he probado han sido tratamientos faciales y corporales, pero no me importa decir que si en algún momento mi piel necesita una “inyección de vitaminas” e incluso intervención quirúrgica, no tendría ningún problema en contarlo, ya que que sería para mejorar, me pondría en manos siempre de un buen profesional, y por suerte en ARTEMÉDICA cuentan también con el Dr. Humberto Rodriguez (cirujano plástico estético y reparador), el cuál ya me hizo un peeling post-verano que si os apetece podéis ver pinchando en el siguiente enlace.

Volviendo al tema de hoy, en este post quiero hablaros de mi experiencia con Doctor Babor, así que empezaré por el principio.

Como he comentado al principio, la semana pasada por fin pude concertar de nuevo una cita en Artemédica, y el motivo fue precisamente ese, la falta de tiempo para cuidarme, el estrés de las últimas semanas en el trabajo y los excesos de la Navidad. Causas fundamentales que desencadenaron en una piel “cansada” y deshidratada con exceso de grasa en determinados puntos acnéicos que suelen acentuarse cuando me noto estresada.

Es por eso que al comentarlo con Montse, me recomendó hacerme un ritual de limpieza con Doctor Babor y fue todo un acierto, porque los granitos han desaparecido y me noto la piel mucho más luminosa.

Se trata de un tratamiento de reconstrucción y regeneración intensa de la piel para pieles cansadas y agotadas como era mi caso, pero es ideal también:

-Para la preparación cosmética de la piel antes de una intervención quirúrgica o de inyecciones de relleno.
-Para la recuperación cosmética de la piel tras una intervención quirúrgica.
-Para favorecer una cicatrización óptima y lo menos visible posible.
-Para el cuidado tras la exfoliación con ácidos de frutas y tratamientos intensivos con aparatos, como la microdermoabrasión.
-Para una regeneración intensa de la piel tras tratar el acné.

Lo pasos para llevar a cabo este tratamiento son:

-Lo primero y fundamental es limpiar la piel en profundidad, en este caso con Ultimate Repair Cleanser.

-Seguidamente se aplica una mascarilla estimulante que produce una estimulación de los vasos sanguíneos encargados de llevar los elementos nutritivos que necesitan los tejidos, de ahí que, en este paso la piel se enrojezca en exceso, un factor positivo el cuál indica que la piel esta reaccionando perfectamente al tratamiento.

-El siguiente paso será aplicar un peeling exfoliante nada invasivo durante 15 minutos, el cuál actuara con ayuda de una toalla humedecida en agua caliente colocada sobre el rostro en intervalos de 5 minutos.

-Una vez retirado el peeling por completo, se aplica Ultimate Repair Serum, un serum calmante y reparador, el cuál se deja absorber durante unos minutos, los cuales en este caso dedicaron a realizarme un masaje en cuello y escote.

_El último paso viene de la mano de Ultimate Repair Cream, una crema reparadora que al ser hidrófila la piel la absorbe rápidamente generando a su vez un efecto refrescante, y la cuál es completada con Ultimate Perfecting Eye Cream, para el cuidado específico del contorno de los ojos.

Para terminar, solo me queda deciros que el tratamiento tiene una duración aproximada de 90 minutos, con la preparación incluida, y que obviamente todos los productos utilizados corresponden a una de las líneas de Doctor Babor.

Así que, si os han entrado tantas ganas de probarlo, como tengo yo ahora mismo de volver a hacérmelo, no dudéis ni en segundo en daros el capricho de mimar vuestra piel porque, además de amanecer al día siguiente con un piel envidiable, al final cuerpo y mente os lo agradecerán, doy fe de ello.

Os dejo el enlace directo a la web oficial de ARTEMÉDICA por si queréis echarle un vistazo y os informo de que la clínica esta situada en:

Paseo Fernández Caballero, 3 – 3º A – Edif. Jaén 30007 Murcia
Tlfn: 968 201 222

Aprovecho para daros las gracias a todas las que acudís a la clínica de mi parte. Siempre es un placer saber que de alguna manera os interesa lo que cuento, por que no olvidéis que: ¡Vosotras hacéis todo esto posible! GRACIAS.

Nos vemos la semana que viene con un nuevo post. ¡Buen fin de semana!