¡Hola de nuevo! Hoy quiero enseñaros una de mis últimas combinaciones favoritas sin lugar a dudas, y creo que más que por el look elegido en esta ocasión, quizá sea por el hecho de que lo elegí para ir a ver a mis padres y enseñarles mi coche nuevo con el que estoy verdaderamente fascinada, y aunque debo confesar que me dio mucha pena despedirme de mi Alfa Romeo, el cuál compré hace casi 10 años con la misma ilusión que este, fue subirme al nuevo y la pena se me olvido por completo… Qué maravilla!

Una combinación en la que la protagonista indiscutible es esta chaqueta de plumas que fue todo un amor a primera vista, ya que me chifla la idea de que una misma prenda hayan decidido combinar un corte oversize en color kaki tan propio del estilo informal, unido a una línea de plumas tornasoladas cosidas en forma de bajo tan características de los looks de cóctel.

Y es que, si hay una tendencia que venimos viendo crecer al alza desde hace ya numerosas temporadas, es la idea de romper con la formalidad a la que estamos acostumbrados, en combinaciones ya consagradas como la idea de llevar cualquier opción de vestir (vestido, falda o traje) con zapatillas, mezclar nuestro vaquero roto favorito con una de nuestras prendas de gala como puede ser una blusa de seda o una blazer de smoking, e incluso la nueva forma de combinar las diferentes opciones del renovado chandal con tacones… Como os digo siempre, la máxima a tener en cuenta es no sentirnos nunca disfrazados con lo que llevamos.

En cuanto a mi look, teniendo en cuenta que a pesar de que la chaqueta me encanta, es cierto que el kaki no se encuentra entre los tonos de mi colorimetria adecuada, por lo que decidí combinarla con blanco para crear un punto de luz anulado casi por completo por el verde, gracias a una camiseta blanca con detalle lencero que combiné con unos vaqueros grises y unos salones negros.

Para terminar tenía claro que los complementos en plata, un labial rojo y me melena suelta, serían mi mejor baza, como siempre que el color elegido no resulta el más adecuado, pero no por ello quiero renunciar a él, como es el caso de esta chaqueta que se coloca directamente entre las favoritas de mi armario.

Y ahora si, os dejo con las fotos del look. ¡Espero que os gusten!